Manel Navarro, ¿buena elección para Eurovisión?