Gisela, una verdadera diosa griega en el teatro de Mérida