Ni cordero ni langostinos: las espinacas son el aperitivo navideño más divertido