¡A Gisela se le va la pinza!: su trucazo para conseguir volumen