Yoga, las posturas para romperse vivo