¿Ser invisible o leer la mente?