Fernando o Judith, ¿quién sería capaz de viajar a la otra punta del mundo por amor?