Mi padre me quería cortar la oreja cuando vio el tatuaje