¡Atentos, haters! Keyblade tiene un mensaje para vosotros