Vivir fuera ¿es un bajón?