La bolloneta: ¿invento para lesbianas?