El salami está en boca de todos y la RAE no se entera