London y Sally van al veterinario: los mimos de su dueña les ayudan a superar el estrés