La razón por la que deberías tener dos perros