Luna Dangelis se enfrenta al peor juego de la historia