El transplante más gore: te cambio el corazón por un sándwich