Laura Escanes tiene una razón de peso por la que solo dejará a Risto leer su libro cuando esté maquetado