El San Valentín ideal de Laura Escanes es muy diferente al que te imaginas