Un chico, un vaso y pegamento instantáneo: el loco y surrealista consejo de amor de Bea