Si tu novio te ha dejado porque te has hecho un piercing, Bea tiene la solución: "Vete a comerle la boca a otro"