¡Ojito con los amigos! Hay una cosa que Bea nunca compartiría con los suyos