Una muela y un bocata de jamón: la loca anécdota de Bea en Cuba