Bea y Rodri se enfrenta a su mayor reto: convertir en 'rodea' al marido de una fan