Bea y Rodri saben cortar el rollo a unos vecinos demasiado fogosos