Bea y Rodri lo tienen claro: juntos al fin del mundo