Bea confiesa que aún tiene un sueño por cumplir pero ¡necesita una jaula!