Alfon Arranz abre su retrobar para hacer en vivo la cata de refrescos más surrealista