Nostalgia de los ochenta: Alfon se monta en el coche fantástico para los milenarios