Una animación de la Universidad de Utah recrea cómo penetra el coronavirus en el organismo