Carmen vive un imparable ataque de risa hasta despertar a la pequeña Alma en directo