Carmen Porter cuenta el secreto que esconde un espeluznante maniquí del siglo XVII