El casco de Dios o el aparato que ahonda en tu mente: Carmen relata su experiencia