Encerrado y sin móvil en un cementerio: El susto por el que Iker salió corriendo de miedo