Un fogonazo y un jabalí perdido: Peligros a los que Nacho Navarro se enfrentó en el camino