En gayumbos y congelado de frío: la divertida anécdota de Iker Jiménez, el hombre que ¿susurraba a los gatos?