Iker escucha los latidos del hombre de palo: "Esto me parece digno de examinarse"