Iker Jiménez cuenta su experiencia más aterradora en un bosque