Miramos al firmamento desde la cima de Mauna Kea: el lugar que los científicos comparan con Marte