La ventana al misterio: Vemos en la casa del agujero cómo se abren cortinas sin nadie dentro