Psicofonías en vivo: ponemos la grabadora en marcha en la torre maldita de Ochate