Tumbas, una torre solitaria y una casa donde hubo un crimen: el esqueleto muerto y maldito de Ochate a vista de dron