Una ouija y sombras: Seguimos los pasos reales del vigilante que murió entre tumbas