Un metro de alto, sin pelo y con los ojos hundidos: Divisan la presencia de un humanoide en Ciudad Real