Presencias en carretera: El terror de ver al hombre de cera retenido por los diablos