Una serie de pruebas fotográficas demostrarían la aparición de líquenes sobre la superficie de las naves enviadas a Marte