Velas encendidas, tumbas rotas y rostros destruidos: entramos en directo en el cementerio de la Almudena en plena madrugada