Ni la muerte pudo separarles: la tumba más romántica se encuentra en Países Bajos