Subimos en directo al volcán sagrado Mauna Kea: los nativos aún llevan cordones umbilicales como ofrenda