Entradas falsificadas y un esperado reencuentro, en los quince de Patricia en Cuba