Pobre Oriana: le hacemos una broma en directo y se lleva un buen susto